Cierra tus ojos y ábrelos de nuevo.

 

Observando las fotografías,

Fácilmente podemos tener la impresión de que nos cuentan historias.

Historias sobre vida y muerte, historias sobre pequeños momentos y grandes eventos.

Sólo al mirar las fotografías viajamos a diferentes continentes.

Observamos en los ojos de extraños, y vemos catástrofes y pobreza.

Vemos caras, vemos ojos, vemos espacios privados.

Miramos y vemos sin la necesidad de contacto.

Incluso podríamos experimentar la ilusión de intimidad.

Muchas veces usamos fotografías para representar el mundo como gabinetes de curiosidad, poblados con humanos quienes creen ser diferentes de nosotros y los llamamos raros.

Mira aquel gordo, mira al negro, mira al pobre,

Pero somos diferentes, sí somos diferentes.

Pero no lo somos.

 

Zoltán Jókay

 

Cierra tus ojos y ábrelos de nuevo.

 

Observando las fotografías,

Fácilmente podemos tener la impresión de que nos cuentan historias.

Historias sobre vida y muerte, historias sobre pequeños momentos y grandes eventos.

Sólo al mirar las fotografías viajamos a diferentes continentes.

Observamos en los ojos de extraños, y vemos catástrofes y pobreza.

Vemos caras, vemos ojos, vemos espacios privados.

Miramos y vemos sin la necesidad de contacto.

Incluso podríamos experimentar la ilusión de intimidad.

Muchas veces usamos fotografías para representar el mundo como gabinetes de curiosidad, poblados con humanos quienes creen ser diferentes de nosotros y los llamamos raros.

Mira aquel gordo, mira al negro, mira al pobre,

Pero somos diferentes, sí somos diferentes.

Pero no lo somos.

 

Zoltán Jókay

Carrito de Compra
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0